Una de cada 3 muertes en los EEUU está relacionada con las enfermedades cardiovasculares. Un 45% de los norteamericanos tienen hipertensión arterial, colesterol alto o diabetes por lo que el diagnóstico temprano y el tratamiento de estos factores de riesgo metabólicos pueden reducir drásticamente las repercusiones de las enfermedades cardiovasculares. Desafortunadamente, en más de un 15% de los adultos, 1 o más de estos 3 factores de riesgo anteriormente comentados no es diagnosticado. En los hombres, más reacios a los cuidados preventivos en comparación a las mujeres, la identificación de alguno de estos  factores de riesgo no diagnosticados puede mejorar el diagnóstico temprano y el subsecuente tratamiento.

Con este propósito ha sido publicado por un equipo de médicos ,en el “Annals of Family Medicine” , un estudio que investigaba si tener disfunción eréctil era un predictor de enfermedad cardiovascular en el futuro; y si fuera sí, permitiría diagnosticar con años de antelación a los pacientes de riesgo y consecuentemente poder tratarles de forma temprana.

Los investigadores llegaron a la conclusión que los hombre con disfunción eréctil tienen más del doble de riesgo de tener una diabetes no diagnosticada mientras no se encontró asociación con la hipertensión o las cifras de colesterol elevadas.

Los hombres entre los 40 y los 59 años tienen un probabilidad de tener una diabetes no diagnosticada de 1 sobre 50 frente a 1 sobre 10 cuando estos hombres tienen  disfunción eréctil.

La diabetes es una enfermedad que no produce síntomas al inicio y afecta a todos las arterias y nervios del organismo. Las conclusiones del estudio subrayan la importancia de la disfunción eréctil como un marcador de diabetes no diagnosticada puesto que este trastorno sexual duplica las probabilidades de diabetes.

Si usted tiene disfunción eréctil, hágase esta pregunta: ¿Tengo diabetes y no lo sé?