Actualmente estamos acostumbrados a recibir en nuestro teléfono móvil, alarmas, notificaciones, avisos…… que mediante una señal acústica o luminosa nos convocan para que nos preparemos ante una  próxima eventualidad.

Todas estas señales, que previamente hemos configurado voluntariamente en nuestro dispositivo móvil, en realidad nos ponen tanto en preaviso como en guardia para poder actuar en consecuencia y evitar así errores u olvidos.

Esta suerte de metalenguaje presente en  el día a día en muchísimos cosas y actos en nuestras vidas, tiene un claro efecto preventivo que nos ahorra muchos sufrimientos innecesarios.

Hasta hace poco, en la práctica médica y en concreto en la medicina preventiva de la salud masculina, hemos ignorado la alta capacidad preventiva y diagnostica que puede significar la falta o insuficiente erección del pene.

La erección alterada total o parcialmente del miembro viril es un proceso que afecta hoy en día  a millones de hombres. En España se ha estimado en un 19 % en los hombres de 25 a 70 años, una cifra  que sube al 52 %  en los hombres mayores de 40 años.

Sabemos muy bien, que la falta de erección o impotencia, en la práctica es una señal estrechamente  relacionada con la edad y el consumo de tabaco, y que también puede tener su origen en el rumbo imprevisto de diversas enfermedades como los  padecimientos cardiacos y en especial con la enfermedad coronaria subclínica, la diabetes, la hipercolesterolemia, la silenciosa hipertensión arterial, la obesidad, el síndrome metabólico, ciertos desordenes hormonales etc…

Es más, la asociación entre disfunción eréctil y enfermedad coronaria es aún más presente si se valora a la inversa (diagnóstico inverso), pues el 44 al 65 % de los pacientes diagnosticados de enfermedad coronaria presenta alteración en la potencia sexual.

Veamos pues,  la falta de erección en los hombres maduros como un semáforo que cuando está amarillo -cuando la erección empieza a fallar-, como el aviso de que algo puede no estar bien y acudir a nuestro médico o al urólogo, con una clara visón de que estamos anticipándonos a una situación patológica que en el futuro podría condicionar nuestra  salud, nuestra vida y nuestra pareja. Es cuestión de reconfigurar nuestro cerebro.

Dr. J. Gironella Coll

 

Conoce Laser Medical Rent

Leave a Reply

*